MITOS Y REALIDADES: “No tengo suficiente hueso,¿acaso ya no puedo colocarme implantes dentales?

La ecuación del éxito en la cirugía de implantes dentales

En general, las complicaciones derivadas de la colocación de implantes dentales son mínimas.Éstas se pueden presentar en cualquiera de las fases del proceso: fase quirúrgica, postoperatorio, fase de osteointegración (cuando el implante se ancla al hueso receptor) e incluso en la fase final de rehabilitación (cuando se adapta la corona o el elemento protésico elegido).  Muchas de estas situaciones son prevenibles y todas ellas han de ser, no sólo mencionadas “por encima” en consulta, sino explicadas con detalle al paciente.

Si eliminamos de la ecuación esta serie de complicaciones, podemos afirmar que, en gran medida, los resultados de la cirugía implantológica dependen de la correcta selección de los pacientes y la técnica empleada.

Los criterios de selección que definen a los candidatos idóneos para la colocación de implantes no son inamovibles. Estamos de acuerdo en su utilidad para apoyar la toma de decisiones y optimizar los resultados pero en muchos casos, nosotros, como profesionales, podemos “trabajar” con el paciente para alcanzar esa situación ideal. Educar a nuestros pacientes acerca de salud bucodental, cómo mantenerla o cómo recuperarla dejados atrás hábitos como el tabaquismo, puede bien ser el primer paso hacia una futura, y exitosa, cirugía de implantes.

 

Afrontando la realidad…Situaciones clínicas poco favorables.

Para la colocación de implantes es condición “sine qua non” (imprescindible) el tener suficiente stock óseo como para que éstos se anclen con fuerza y realicen todas las funciones de los dientes naturales. Pero la pérdida de calidad, y cantidad de hueso es una situación habitual, especialmente en casos en que los pacientes han demorado la sustitución de piezas dentarias perdidas. El hueso maxilar se desarrolla en función de las cargas a las que se ve sometido y, la falta de dientes provoca una disminución progresiva de esos estímulos de crecimiento. La atrofia de hueso maxilar supone un hándicap a la hora de colocar implantes, pero esto no es, en ningún caso, un impedimento absoluto cuando el profesional encargado de la cirugía tiene los recursos y experiencia adecuados.

Lejos de seguir el lema “cuando otros te han dicho que no,nosotros te diremos que si”, preferimos abordar la falta de hueso desde la perspectiva de

“Cuando se cierra una puerta, siempre se abre una ventana”

Nos parece éste un abordaje más realista, y ético. Cualquiera de las opciones disponibles para revertir la situación poco favorable de falta de hueso en un “entorno” más idóneo para la colocación de implantes supone un incremento tanto en el coste económico del procedimiento como en el tiempo necesario para la rehabilitación oral.

 

¿Qué es la Elevación de Seno?

Cuando un paciente nos consulta por primera vez para colocarse implantes dentales, seguimos un protocolo de evaluación clínica sistematizado. Se realiza una historia clínica detallada y valoramos la calidad de las encías, ya que es imprescindible una adecuada salud bucodental para garantizar la “supervivencia” de los implantes. En una radiografía panorámica, estudiamos los dientes, sus tejidos de soporte y estructuras anatómicas adyacentes.

Para la colocación de implantes tenemos que determinar la anchura y altura del maxilar superior y la mandíbula pues es en este hueso donde quedarán anclados. Pero la radiografía es una imagen plana de un objeto tridimensional por lo que en ocasiones es necesario solicitar un TAC para una mejor definición de la anatomía local.

El seno maxilar es una cavidad anatómica en estrecha relación con los sectores posteriores del maxilar superior. Cuando el paciente no dispone de suficiente altura ni volumen óseo en la parte posterior del maxilar la técnica de la Elevación de seno permite aumentar verticalmente la cantidad de hueso disponible en esta zona.

 

anatomía seno maxilar
Anatomía del seno maxilar

 

imagenes radiográficas de medicion de altura sectores posteriores
Medición radiográfica de altura sectores posteriores

 

imagen radiológica de relleno óseo tras elevación de seno
Aumento de altura en sectores posteriores tras elevación de seno

Elevación de seno traumática. Se emplea cuando la altura de hueso disponible es menor de 8 mm. Implica abrir una ventana en la encía desde la que se accede al seno. Se eleva la membrana del seno o membrana de Schneider y este espacio resultante entre el suelo del seno maxilar y la membrana y se rellena de hueso artificial. Existen numerosas opciones para rellenar esta cavidad que abordaremos en mayor detalle en otra entrada del blog.

Elevación de seno atraumática. Cuando la altura de los senos posteriores oscila entre 8-10 mm, se puede aumentar el stock óseo sobre el que se anclan los implantes introduciendo hueso artificial o sustitutos óseos a través del orificio creado para colocar el implante.

 

La información al paciente como base para generar confianza

La técnica de elevación de seno mencionada anteriormente es sólo uno de múltiples abordajes para acceder al seno. De igual manera existen numerosas opciones a la hora de usar rellenos óseos.

Como paciente, solicita ser correctamente informado de otras opciones, así como de las ventajas y desventajas, complicaciones, tiempos de espera e incrementos en los costes.

Como profesionales, en la Clínica Torres Carranza tenemos la profesionalidad y experiencia para ofrecer esta información con objetividad.

Consultános y haremos un valoración de tu caso.